«Pequeños defensores de la Naturaleza» protestan ante el derrame de petróleo en Ventanilla

Niños y padres se reunieron alrededor de una banderola verde que muestra la frase: “Los niños y niñas tenemos derecho a un mundo libre de contaminación”. Es inspirador que desde temprana edad se tenga el interés, el sentido del deber y la voluntad para actuar, alzando las voces para que se escuchen fuerte y claro, por el bien del planeta.

Esta ha sido la movilización de “Pequeños defensores de la Naturaleza”, organización infantil que cuenta con el apoyo de estudiantes de la Universidad Ricardo Palma (Lima, Perú). El domingo 6 de febrero se juntaron desde las tres de la tarde en el parque «El Olivar» del distrito de San Isidro, en un clima agradable para el intercambio de ideas e información relevante.

Los integrantes de «Pequeños defensores …» elaboraron una hermosa banderola (que pueden apreciar en la imagen más abajo) y luego, junto con los padres y algunos miembros de organizaciones ambientales juveniles, se dirigieron a las oficinas de Repsol –empresa de hidrocarburos que ocasionó el desastre ecológico en Ventanilla con el derrame de más de once mil barriles de petróleo–, para reclamar por las consecuencias en la fauna y flora del lugar, así como el impacto negativo en la calidad de vida de los pescadores en los alrededores, cuyo trabajo fue gravemente afectado.

Tuve la oportunidad de acompañar presencialmente a los pequeños defensores quienes estuvieron cerca de una hora frente a las oficinas de la cuestionada empresa entonando arengas sobre la realidad de la situación. Exigieron a voz en cuello que se ejecute un plan de contingencia y que no se tergiverse la información proporcionada a la ciudadanía sobre este severo problema ambiental.

Recientemente, Repsol afirmó que existen avances “significativos” en la limpieza del desastre. Sin embargo, según el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA), la contaminación aún permanece, afectando áreas de conservación entre Punta Salinas y Punta Guaneras. ¿Será posible que los desastres se puedan limpiar de forma rápida? También se afirma que las labores de limpieza acabarían en marzo. ¿Realmente se puede recuperar la biodiversidad solo al limpiar? Varias especies, como pingüinos y distintas aves marinas tuvieron que dejar sus hábitats y dirigirse hacia lugares que no estuviesen comprometidos con el crudo. ¿Es justo vivir en un mundo así?

Los integrantes de «Pequeños Defensores de la Naturaleza» la tienen clara. Se manifiestan frente a este golpe a partir de las recomendaciones de científicos, conscientes de la pérdida de biodiversidad, de la necesidad de una limpieza más profunda y de una pronta transición energética. A través de sus exclamaciones, se plantan ante las injusticias y reclaman un mundo sin peligros para el ambiente, los animales y humanos por igual. Es claro que de aquí surgirán líderes que se unirán a movimientos frente a la crisis ecológica y el cambio climático.

Cabe destacar que anunciaron que no será la segunda y última movilización por su parte. Habrá más, desde distintas expresiones (presenciales y virtuales) para pensar e imaginar el mundo y las futuras generaciones que tomarán el mando.


Agradecezco a Vania Palomino y Ana Coronado por permitirme compartir una velada junto con los «Pequeños defensores de la Naturaleza». Pueden seguirlos en Facebook e Instagram.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s